¿Siempre has creído que eres único e irrepetible? Tus huellas dactilares confirman que así es

Adolfo Loera Moreno

25 marzo, 2021

 

Artículo: Adriana Rodríguez Canales

Cuando un bebé nace se genera una gran expectativa en toda la familia: ¿A quién se parecerá? ¿Tendrá los ojos de su madre o de su padre? ¿Habrá abueleado? A medida que ese bebé crece identificará que es como un rompecabezas de características físicas que ha heredado de sus padres e incluso de sus abuelos o tíos cercanos, pero habrá una peculiaridad que lo hará único e irrepetible: sus huellas dactilares.

Aunque las huellas de los dedos no son la única característica física inalterable que define la individualidad de una persona, sí fue la primera en ser medida y utilizada para la autenticación e identificación.

A mediados del siglo XIX surgió el interés por estudiar de una manera más científica a las huellas dactilares y así confirmar que son únicas, irrepetibles, y que no cambian al paso del tiempo; sin embargo, ya desde los babilonios, hace más de 4,000 años, se utilizaban para firmar contratos y en el siglo XI, en China, ya se hacían afirmaciones sobre su unicidad.

Sus primeros usos se remitían a plasmarlas como una muestra de compromiso en un contrato, aunque la acción tenía más un peso moral que la posibilidad real de demostrar que alguien había puesto su huella en el documento. Esto cambió en 1892, cuando autoridades argentinas lograron cotejar las huellas de una supuesta víctima, Francisca Rojas, que acusaba a su vecino de haberla atacado y de haber asesinado a sus dos hijos, con las encontradas en la escena del crimen y que pertenecían al asesino.

Las huellas dactilares también fueron determinantes en el caso de Will West, quien fue confundido con un antiguo preso llamado William West, ya que no sólo tenían el mismo nombre, sino que también su imagen era idéntica. Las huellas determinaron que eran dos personas diferentes, gemelos, aunque ninguno de ellos sabía de la existencia del otro.

El método de identificación a través de huellas dactilares fue tan aceptado, que para 1924 el FBI ya había conformado una base de datos, la cual hoy alberga millones de registros.

¿Pero qué hace que las huellas de nuestros dedos sean únicas? Para empezar, su diseño se forma entre el 4to y 5to mes de gestación y permanecerá sin cambio hasta el comienzo de la putrefacción cadavérica. En caso de un traumatismo poco profundo, la piel se regenerará y conservará el diseño; mientras que con una alteración grave en la superficie de la piel, el diseño logrará conservarse en capas más profundas.

Además, cada huella posee más de 20 puntos característicos, lo que hace imposible que el mismo diseño se repita en otro ser humano, ni siquiera en gemelos idénticos.

Existen tres patrones principales en la conformación de las huellas dactilares, denominados arcos, curvas y espirales, los cuales formarán crestas papilares (relieves epidérmicos) y valles (surcos interpapilares). La forma, el tamaño, el número y la disposición de estos pequeños detalles son los que hacen que cada huella tenga un patrón único.

Además, son los que han permitido que hoy en día las huellas dactilares puedan ser cotejadas con dispositivos digitales. A través de las minucias, que son los puntos donde los bordes terminan o se dividen, se crea un patrón digital que servirá para comparar la huella con otra cuando se inicie el proceso de autenticación.

La tecnología dedicada al enrolamiento, identificación y autenticación de una huella digital también ha avanzado a pasos agigantados y hoy en día existen dispositivos que difícilmente pueden ser vulnerados con una fotografía o alguna silicona que tengan la impresión de la huella digital, ya que trabajan con el calor y la electricidad que emite un dedo vivo, y hacen una lectura de la huella más allá de la superficie, lo que permite extraer el diseño incluso en dedos con callos o con traumatismos.

Además, cuando se trata de proteger datos e información muy importante, el uso de la huella digital viene acompañada por la autenticación de otras biometrías, como rostro, voz o iris, o con algún elemento de seguridad tradicional como una contraseña o NIP.

Para saber cuáles son elementos más adecuados para garantizar la protección de los datos dentro de tu organización, la recomendación es acercarte a empresas consolidadas como Biometría Aplicada, que cuenta con más de 20 años de experiencia en la creación de soluciones de seguridad biométrica, que cumplen con los estándares más estrictos a nivel internacional.

Quizás también te interese leer…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *