La importancia de la prueba de vida en la biometría facial

Adriana Rodríguez Canales

23 septiembre, 2021

 

Autor: Guillermo Martínez Meza

Edición: Adriana Rodríguez Canales

La nueva normalidad ha acelerado el proceso de adaptación de la biometría facial como método de reconocimiento y verificación de la identidad. Al no requerir contacto sobre superficies, ayuda a reducir la probabilidad de contagio de covid-19.

Sin embargo, una parte fundamental en la seguridad mediante biometría es poder asegurar que no estamos frente a un intento de suplantación con máscaras, videos, fotos u otro elemento, es decir, poder distinguir entre un rostro genuino y un intento de vulneración del sistema con la representación artificial de un rostro. Ante ello, la prueba de vida se ha vuelto fundamental en procesos de autenticación facial biométrica cuando no son supervisados.

El reconocimiento facial examina una imagen y realiza mediciones como la separación de los ojos o la longitud de la línea de la mandíbula para verificar la identidad; sin embargo, no reconoce la presencia física de un usuario frente a una impresión de calidad o una representación digital.

Estas acciones son conocidas como ataques de presentación y estos se han vuelto altamente efectivos para los estafadores debido al fácil acceso a fotos de alta definición, imágenes de pantalla, máscaras y videos en redes sociales que pueden ser utilizados para intentar falsificar un sistema de reconocimiento facial.

La detección de vida trabaja con el sistema biométrico para medir y analizar las características anatómicas y las reacciones del rostro con el fin de determinar si se captura la muestra a partir de un sujeto vivo que está presente físicamente en el punto de captura. Es importante aclarar que la prueba de vida no realiza ninguna función de comparación, más bien está enfocada en detectar ataques de presentación.

 

¿Cuáles son los ataques de presentación más usuales?

 

Fotos o videos. Se obtiene una foto o video del usuario, lo cual puede ser tan sencillo como realizar una búsqueda por internet de la persona o visitar sus redes sociales. El estafador puede realizar una impresión para crear una máscara 2D.

Video sintético o deepfake. El estafador toma una foto o video y, mediante edición con un software de animación, crea una versión realista del usuario hablando y/o realizando movimientos solicitados.

Modelo o máscara 3D. El estafador debe invertir en máscaras tridimensionales o modelos personalizados que imitan la semejanza física de un usuario. Estos modelos son más complicados de lograr, ya que se deben obtener medidas precisas del rostro del usuario.

 

Tipos de prueba de vida

 

Como su nombre lo indica, la prueba de vida realiza algunos test que ayudan a validar que la persona que intenta hacer el reconocimiento de su identidad es quien dice ser. Hoy en día existen dos tipos de prueba de vida.

Prueba de vida activa. En este tipo de prueba se pide que los usuarios participen en una verificación respondiendo a un desafío visual. Algunos ejemplos son:

  • Asentir o girar la cabeza de lado a lado
  • Parpadear
  • Seguir un punto en una pantalla
  • Sonreír
  • Hablar una serie de palabras o números
  • Mover la cámara hacia la cara o inclinarse hacia la cámara
  • Grabar un breve video

Prueba de vida pasiva. No requiere de ninguna acción adicional por parte del usuario, ya que la prueba se realiza utilizando elementos del entorno y con sistemas de inteligencia artificial que analizan la imagen y permiten identificar si se trata de un rostro vivo. Un punto trascendental de la prueba de vida pasiva es que el usuario nunca sabe en qué momento se lleva a cabo, lo que dificulta que los estafadores puedan intervenir para vulnerarla.

Para conocer más acerca de las opciones que existen en el mercado para garantizar la seguridad de tu empresa y tus clientes, acércate a los expertos de Biometría Aplicada para recibir asesoría.

Quizás también te interese leer…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *