El Parlamento Europeo dio a conocer el pasado 15 de abril la creación de una nueva base de datos que será conocida como El Repositorio de Identidad Común o en inglés como Common Identity Repository – CIR.

Esta nueva base de datos va a interconectar una serie de sistemas para el control de fronteras, migración y aplicación de la ley en un solo repositorio en el cual se podrán realizar búsquedas por medio del uso de biometría de rostro y de huellas dactilares de ciudadanos de la UE y no pertenecientes a la UE.

CIR va a guardar información biográfica (nombres, fecha de nacimiento, número de pasaporte, entre otros.) y biométrica (huellas dactilares y rostro).

El objetivo principal de CIR es el simplificar el trabajo de los oficiales fronterizos de la UE. Los Oficiales podrán buscar de forma rápida, ágil y sencilla la información de una persona en una sola base de datos.

Los sistemas cubiertos por las nuevas normas van a incluir el Sistema de Información Schengen, Eurodac, el Sistema de Información de Visas (Visa Information System – VIS) y tres nuevos sistemas: El Sistema Europeo de Antecedentes Penales para Ciudadanos de Países Terceros (European Criminal Records System for Third Country Nationals – ECRIS-TCN), el Sistema de Entrada/Salida (Entry/Exit System – EES) y el Sistema Europeo de Información y Autorización de Viajes (European Travel Information and Authorisation System – ETIAS).

El uso de bases de datos unificadas con seguridad digital biométrica para la identificación y autenticación de las personas permite que los sistemas fronterizos tengan de forma diligente un mayor control y seguridad. El Parlamento Europeo y el Consejo Europeo prometieron tomar las medidas necesarias para proteger el derecho a la privacidad de las personas y regular el acceso de los oficiales a la información.

Una vez que CIR se encuentre funcionando se convertirá en una de las bases de datos más grandes del mundo, justo detrás de los sistemas utilizados por el gobierno de China y el sistema Aadhar de la India.