es un sistema para la validación de documentos oficiales teniendo la certeza de que la persona que se está dando de alta con este documento es quien dice ser y no está suplantando o robando la identidad de otra persona.

Este proceso de validación es el primer paso en el ciclo de la identidad digital que permite asegurar la identidad del portador del documento y reduce el riesgo de fraudes por creación o suplantación de identidad.